Equilibrio en el amor

¿Existe algo que te pueda hacer más feliz que ser amado tal cuál eres?

¿Puedes hacer más feliz a otra persona que amarla tal cual es?

Y es que el equilibrio en la pareja, permite disfrutar del éxtasis del amor, la pareja y en definitiva de una parte de la vida.

Puede ser que des todo en tu relación de pareja, que hagas todo para salvarla… Y tu pareja también. Sin embargo tu relación puede terminar incluso existiendo todavía amor entre ambos. Eso es generalmente ocurre cuando existen conflictos que no se saben ver, gestionar y además intoxican la relación. De ahí la importancia de saber vivir el amor en equilibrio.

Los problemas pueden producir desequilibrios en las áreas fundamentales de una pareja. a continuación te expongo las áreas que debes ver si existe equilibrio sano:

  • En el amor
  • En el dar y recibir

  • La sexualidad

  • El intercambio afectivo

  • La convivencia

¿Sientes qué una o más áreas de tu relación podría mejorar?

Equilibrio en la pareja joel galles

El equilibrio en la pareja, no es exclusivamente para personas que están en un momento más delicado. También para parejas que quieran mejorar o personas que en estos momentos están solteras.

No existe una regla para de oro para las relaciones, ni ninguna norma estándar. Eres único e irrepetible, cada uno vivirá esas áreas a su manera. Así que cada relación es distinta. Es por eso, la importancia de aprender equilibrar tus relaciones.

Seguro que has disfrutado de grandes momentos de tu relación, que ha tenido momentos maravillosos, preciosos y llenos de felicidad. Y es que todo es así cuando es fácil. Las relaciones están sometidas a los vaivenes de la vida: «el Universo escribe recto con lineas torcidas.» La relación te hará espejo de:

  • Aspectos sin resolver tuyos

  • Aspectos sin resolver suyos

  • Interferencias de los sistemas familiares

Todas las relaciones son bonitas cuando todo es fácil, créeme: todas. En el momento difícil es cuando se pierde el equilibrio y puede deteriorarse la relación. Para no morir en el intento de recuperar las riendas, quizá pueda venirte bien un acompañamiento para recuperar esas riendas, ese empoderamiento y equilibrio.

Es la oportunidad perfecta para que la pareja aprenda a gestionar lo acontecido, en común. O si irremediablemente la relación termina, no termines en una época de crisis sin saber qué hacer o hacía dónde ir. Puedes reparar esa situación que te causa sufrimiento, independientemente de su destino.

El equilibrio entre dos abre nuevas cartografías internas. Mapas nuestros inexplorados. Hacia el amor real: hacia lo real nuestro, hacia lo real del otro y hacia lo real de la vida.

Y es que para poder ver el Arcoíris, primero debe llover”

Puede ser que estes viviendo fallos a la hora de tener comunicación que vivas discusiones inútiles y poco constructivas o situaciones que simplemente no traen consigo “la semilla de la solución”. Si no existe comunicación fluida y no se arreglan los sucesos, la relación se va muriendo y envenenando.

Hay varios aspectos que pueden intoxicar tu relación y matar el amor:

  • La relación con tus padres (Y digo relación, no tan solo una mala relación. Muy importante. Aprendemos el amor con ellos y lo que no tengas resuelto con ellos, se interpondrá en el amor)

  • El estrés que vives en el trabajo, el cansancio que te produce malhumor y que terminas proyectando en la relación

  • Infidelidades. (No tiene porqué estar formado por otra persona. La pareja pierde fuerza si uno de los dos está casado con el trabajo, el fútbol o los amigos)
  • Querer cambiar a tu pareja. (Terminarás cambiándolo por otra persona. Jamás cubrirá tus exigencias y eso muestra inmadurez)

  • Si comparas a tus ex o te comparas con sus ex. (Idealizar a alguien en el fondo es un acto egoísta)

  • Dar y recibir. Cuando exclusivamente recibes, eres como un niño que no quieres crecer. Cuando solo quieres dar, tienes miedo a sentirte culpable. Eres codependiente

  • Cuando haces de madre / padre o hijo / hija. La mujer quiere al hombre como hombre y el hombre quiere a la mujer como mujer. Otros roles, terminarán por acabar con tu sexualidad en la relación. Ésto vale igual en relaciones homosexuales

  • Basar la relación exclusivamente en tus hijos, los hijos no pueden nutrir la pareja. Es antinatural. Son los padres que deben nutrir a sus hijos para continuar el ciclo de la vida.

  • La convivencia. Saber tener equilibrio y resolver los conflictos que aparezcan, con respeto. Es una herramienta de crecimiento personal y fortalecimiento de vuestra intimidad.

  • Cuando actúas como un tirano o una víctima no estás viviendo el amor desde una perspectiva adulta y resolutiva.

  • Si no sabes discutir. Es importante que aprendas a resolver los conflictos con soluciones fértiles. De lo contrario estás perdido.

Personalmente, siento mucho respeto por los acompañamientos en esta área. Por las historias individuales como la historia conjunta. La pareja alberga el principio de la creación de la vida. Y lo que hago es acompañarles a integrar las partes que en alguna medida han causado daños, desaciertos y desamores para abrirse a algo nuevo. Un amor más sano. Un amor reparador.